jueves, 15 de septiembre de 2011

GASTRONOMIA DE LOS ANDES

      
                     GASTRONOMIA                   

Tradicionalmente receptora de influencias externas (inmigración colombiana, italiana, española, portuguesa y en menor medida alemana y árabe) la gastronomía propia de San Cristóbal es un collage de platos autóctonos andinos (la pisca andina, las arepas de trigo, los indiecitos de repollo) con variaciones regionales de platos foráneos (mondongo o mute andino, callos con garbanzos). La riqueza de la gastronomía sancristobalense no se limita a los sabores de los fogones caseros, sino que es uno de los lugares de la geografía venezolana en donde es más fácil encontrar comida en la calle, en ocasiones en improvisados tarantines y calderos, donde se pueden encontrar platos típicos tales como: morcillas en la Avenida Carabobo o en la urbanización Santa Teresa, pastelitos andinos (de carne, pollo o queso con bocadillo de guayaba) en Pueblo Nuevo o Barrio Obrero, la chicha y masato son comunes en muchos sitios de comida típica y tradicional.

                    PUNTUALITO

En la mañana o a media tarde es costumbre de los habitantes de la ciudad disfrutar del llamado puntal o puntalito, como se le llama comúnmente a cualquier alimento tomado en estos horarios. Es generalizado el consumo de empanadas o pasteles andinos en locales de alimentos especializados. El picante andino es, en sus diversas variedades, de uso amplio en la ciudad.

Es una sopa espesa de contenido diverso y muy sazonado pero de sabor inigualable. Se prepara con panza de res muy limpia y finamente troceada, paticas de cochino blandas; diversos vegetales y verduras cocidos por largo periodo y acompañado de aliños y especies. Su preparación lleva tiempo, sobre todo la limpieza y preparado de los ingredientes previos a la cocción.

Es un plato dominguero en las casas de las familias venezolanas, que con paciencia y amor preparan esta sopa deliciosa. Con este mondongo puede dejar a más de un comensal satisfecho de tan cálido y delicioso sabor.


- 6 tomates maduros

- 1 cebolla grande

- 8 dientes de ajo

- 3 cdas de mantequilla

- 1 pimiento verde

- sal al gusto

- comino

- pimienta





 - 1 Kg. de panza de res

 - 1 Kg. de paticas de cochino

 - 5 Lts de agua

 - 1 pimiento rojo

 - 8 dientes de ajo

 - 250 grs. de repollo

 - 250 grs. de papas

 - 250 grs. de auyama

 - 250 grs. de zanahorias

 - 250 grs. de apios

 - 100 grs. de aceitunas verde

 - 2 jojotos troceados

 - 2 cdtas de alcaparras


Lave cuidadosamente la panza frotándola a fondo con limones partidos, déjela en remojo un día antes de su preparación. Al otro día vuelva a lavarla frotándola muy bien, hasta que este muy limpia; aparte, limpie las paticas de cochino ya troceadas, corte la panza en cuadritos pequeños y ponga en una olla al fuego con el agua, la cebolla, el pimiento rojo y el ajo, sazone con sal. Cuando la panza y las paticas hayan ablandado, retírelas del fuego y cuele el caldo. Al caldo ya colado agregue las verduras limpias y troceadas en dados pequeños, y hiérvalas hasta ablandar.

Aparte, sofría los tomates, el ajo, la cebolla y el pimiento verde finamente picados en mantequilla. Agregue el sofrito al caldo, la panza, paticas de cochino, aceitunas alcaparras. Sazone con sal, especies y déjelo hervir hasta que se mezclen todos los sabores.

Este plato se sirve bien caliente con limón y un toque de picante al gusto.

                            CHICHA ANDINA

Fue la bebida ritual de los pobladores indígenas de la América precolombina. Durante siglos, la receta de esta espumosa bebida a base de maíz que resulta altamente nutritiva, fue transmitida de indios a indios y luego de españoles a criollos. Esta chicha de receta antigua es conocida hoy en día como chicha andina. Su preparación presenta algunas variantes según la zona donde se prepare, pero fundamentalmente consiste en moler el grano de maíz, añadir guarapo de piña y luego dejarlo fermentar. En el Estado Táchira, a la bebida típica se la endulza con un almíbar de papelón que lleva clavos de olor, canela y guayabita dulce. En algunos sitios le añaden algo de limón. Si se le deja a temperatura ambiente resulta muy fuerte su sabor.

- 1 taza de harina de maíz

- 1 taza de crema de arroz

- 6 tazas de jugo de piña fermentado (se hace dejando las conchas de piña en agua a temperatura ambiente hasta que fermente)

- 5 tazas de papelón rallado

- 5 tazas de agua

- Clavos de especias al gusto

- Pimienta guayabita al gusto

- Canela al gusto

Coloque en un recipiente las 6 tazas de jugo de piña fermentado, agregue lentamente la harina de maíz y la crema de arroz revolviendo hasta que se disuelvan; lleve al fuego revolviendo la preparación hasta que hierva. Retire y deje enfriar. Aparte, agregue a las 5 tazas de agua el papelón rallado, los clavos y la pimienta guayabita, llévelos al fuego, hervir durante 10 minutos, apagar y deje enfriar. Luego añada esta mezcla a la preparación de harina y revuelva hasta que este homogénea. Cuele en un lienzo o licue la preparación. Sirva fría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada